encuentro digital


Erich: ¿Qué piensas de los alemanes, de su carácter, de su forma de ser, más allá de los estereotipos?

José María Siles: Todos somos un estereotipo para quien no nos conoce, Erich.

Merche: Hola. ¿Puedes recordar cómo viviste aquel día entero? ¿Cómo sucedieron las cosas? Gracias.

José María Siles: En rtve.es vas a tener una cronología, minuto a minuto… puedes adelantarte leyendo aquí

Por el bienestar del pueblo...

Nando: ¿Cómo te enteraste de que se abría el muro? Un abrazo.

José María Siles: Me enteré en la rueda de prensa de Schabowski… pero era difícil de creer… nos costó a todos.

Paul, Moabit, Berlín: ¿Te gusta Berlín? ¿Volverías a vivir en esta ciudad?

José María Siles: Me encantaría volver a vivir en Berlín… cuando acaba este encuentro… ‘carretera y manta’ y mañana estaré en Berlín, por primera vez en diez años, cuando dejé la corresponsalía para irme a NY (primero) y abrir luego la corresponsalía de TVE en Washington.

Pepe, Murcia: En tu opinión, ¿qué significó para España la caída del muro?

José María Siles: El fin de la división de una ciudad, de Alemania y de Europa… el comienzo de una nueva era.

Óscar (Lugo): ¿Cuáles eran las sensaciones los días anteriores a la apertura? ¿Y los días posteriores, pero no dos o tres sino 20 ó 30 días después? ¿Ya había cierto arrepentimiento entre la gente del Oeste?

José María Siles: Sabíamos que iba a pasar algo muy gordo, estaba en el ambiente… con cientos de miles de ciudadanos huyendo al Oeste y varios cientos de miles más, en la RDA, en las calles, no había salida… el Muro tenía que caer, aunque no lo viéramos y nos sorprendiera a todos. Después hubo que esperar para ver el descontento, al principio todo era euforia… no vimos ni siquiera escepticismo…

Oli, Madrid: Hola, buenos días. ¿Tuviste miedo los que estabais trabajando en Berlín aquellos días? Un abrazo.

José María Siles: Miedo, no: una intensa emoción, sí. Tal vez quieres saber si hubo peligro real de enfrentamiento, de derramamiento de sangre: eso sí… el NVA, el ejército de la RDA estuvo toda la madrugada en estado de alerta… los tanques no salieron a la calle porque en Moscú estaban durmiendo y los 400.000 soldados soviéticos estacionados en Alemania del Este no se movieron.

Admirador: Buenos días, José María. ¿Qué te parece el nivel de los corresponsales de televisión actualmente? Un abrazo.

José María Siles: Hay de todo, como en todas las profesiones… si me permites, siempre he tenido y tengo respeto y solidaridad con mis compañeros… claro que todos no me gustan igual: hay unos que mucho, mucho y otros menos… normal, cada uno tiene su público. En TVE, de todas maneras, se nota un vacío desde que salieron 4.15o profesionales de un golpe, con el ERE, prejubilados… pero ese es otro debate, que yo estoy dispuesto a desarrollar en otros foros.

Juan Caceres: José María, primero felicitarte por tu larga trayectoria como periodista. Segundo, pues que tu trabajo no quede en el olvido, porque necesitamos más periodistas como tú, para denunciar todas estas injusticias que no dejan que el mundo siga caminando en pro del bienestar de nuestras comunidad. Todavía quedan muchos Muros de Berlín en el mundo. Ahora Estados Unidos creo un muro parecido en la frontera con México para que no pasen los indocumentados. Esto a causado muchas muertes humanas y también afectando la vida ecológica natural de la región. Tercero, recibe un cordial saludo en nombre de nuestra comunidad mexicana por denunciar a la mafia política de México. Peña Nieto y Televisa. Saludos de un amigo en Nueva York.

José María Siles: Hay muchos muros, no se dejan de construir muros, es verdad: físicos y psicológicos… deberíamos reflexionar un poco por qué ocurre eso… yo creo que deberíamos practicar más la tolerancia y el derecho a la diferencia y a la discrepancia. En fin… A uno no le gusta todo lo que ve… a veces hay manera de combatirlo, de denunciarlo, de criticarlo, a veces nos toca tragarlos la píldora… Yo animo a luchar, pero entiendo que tardaremos mucho antes de ver que el léon se despierte (en México, y en otros lugares) y le plante cara a quienes no están a la altura de sus obligaciones y violan la ley.

López: Buenos días, señor Siles. ¿Qué es lo que más echa de menos de sus tiempos de corresponsal? Gracias por su trabajo.

José María Siles: No echo de menos nada, porque sido siendo corresponsal… ahora como director de una agencia, pero ejerciendo con aNewsthe correspondent agency, desde Bruselas.

Nacho, Valencia: Buenos días. ¿Tuviste ocasión de trabajar en el lado socialista antes de la caída del muro? ¿Cómo era aquello? Gracias por responder.

José María Siles: Me gustaba ir a Berlín, a uno y otro lado: lo he contado en mi blog del muro… los otros alemanes eran muy distintos… y al margen de las limitaciones que imponía una dictadura, se buscaban la vida para sobrevivir… eran más humanos, es verdad, tal vez eso era lo que más me llamaba la atención… trabajar en el Este tenía sus dificultades, con el espía siempre al lado, pero en la RDA yo siempre acababa haciendo mis reportajes… cada país del Este tenía su mecánica: lo más difícil era superar las trabas burocráticas antes de salir… Recuerdo que con los polacos el problema estaba en el consejero de prensa en la embajada de Polonia en Madrid, que siempre hacía lo posible para dificultarme la vida… Creo que no le gustó un reportaje para Informe Semanal en el que se decía que había muchos polacos, sobre todo en la Polonia profunda, que se refugiaban en el vodka… Eso le tocó la moral al consejero, no sé por qué.

Aníbal: Un saludo. ¿Ha vuelto recientemente por Alemania? ¿Cree que el Este está todavía muy lejos del Oeste? ¡¡Gracias!!

José María Siles: Voy a Alemania un par de veces al mes, al Oeste, me queda a una hora de Bruselas… Me gusta la gente por ahí… pero es un país muy grande y no se puede generalizar, hay que medir los puntos y las comas, los matices… El PIB del Este está en un 70 % del Oeste, aunque los nuevos Länder tienen modernas infraestructuras y muchas más ayudas que… eso no gusta en el Oeste, donde se sienten discriminados. En Alemania del Oeste hay zonas muy deprimidas, ahora más que en el Este se puede decir… por ejemplo en la cuenca del Ruhr, donde antes vivían muy bien gracias al carbón… ahora las minas están cerradas y el paro supera allí el 20 %.

Anty: Hola, señor Siles. ¿Cree que el Oeste ganó mucho con la reunificación o bien tuvo más ventajas el Este? ¡¡Gracias!!

José María Siles: Ganamos todos, pero la reunificación costó muchos miles de millones y los alemanes del Oeste lo sintieron en sus bolsillos. En el Este tampoco todo fue un camino de rosas, como prometía Kohl… la libertad también tuvo un precio alto. Antes de la caída del Muro vivían modestamente, pero sin agobios, sin problemas, sin paro, con lo básico garantizado… Ahora no siempre es así.

Laura, Andalucía: Cuando entrevistabas a alemanes del Este que cruzaban el muro, ¿qué te sorprendía más’? ¿Qué era lo que te decían? Un beso.

José María Siles: Les preguntaba si iban a volver a casa, y ellos eran los sorprendidos: ‘Pues claro, ahora ya no hay Muro’. Venían, se daban una vuelta y volvían. Desde el día 10 de noviembre, en su primera visita pasaban por un banco a cobrar 100 DM que les daba el Estado alemán occidental. ¿Qué compraban con los 100 DM? Lo primero, música occidental, videojuegos… plátanos…

Andrea (Madrid): ¿Qué sentiste cuando viste por primera vez a alemanes de ambos lados encontrarse?

José María Siles: No puedes pensar mucho en momentos así, pero recuerdo que de emoción me temblaba la mano cuando tenía que escribir con el boli en el cuaderno de notas… Y la voz no me salía cuando tenía que hacer entradillas para el telediario.

Los Ángeles: ¡Buenos días! Me acuerdo de aquellos días tremendos. ¿Pensabais que podía haber una reacción fuerte desde la URSS?

José María Siles: Era el temor que se tenía, había esa posibilidad, real… pero no me lo planteé en medio de la euforia, y de los problemas de logística para estar en directo o transmitir imágenes, con dos salidas vía satélite desde Berlín, sin internet y con todo el mundo queriendo contarlo en directo… ¡Una pesadilla como corresponsal, la logística de aquellos días con TVE! Al final, hacerlo como lo tenía que hacer me costó la corresponsalía.

Rosa (Segovia): ¿Qué piensas sobre los muros que se levantan en la actualidad?

José María Siles: ¿Quién puede estar a favor y decirse demócrata? Ni siquiera los que se escudan en su propia seguridad: conocemos el argumento… No hay excusas para construir muros, de ningún tipo. Y hemos contado 14 muros hoy.

Yago, Teruel: ¿Guardas algún trozo del Muro?

José María Siles: Aquí tengo uno al lado, siempre conmigo: soy un poco sentimental…

Lucía: ¿No has estado en Berlín en 10 años? Yo estuve el año pasado y está transfigurado. ¿Crees que es la auténtica capital de Europa? Gracias.

José María Siles: Podría serlo, con mucho. pero ¿necesitamos una capital? ¿Por qué no varias, muchas, muchas?

Rafa, Colmenar: Buenas. ¿Has qué punto el socialismo había calado en la gente del Este? ¿Se lo creían de verdad? ¿Cómo era su vida? Gracias.

José María Siles: La mayoría vivía en el conformismo. Para el que no se conformaba era el infierno, la defenestración personal, familiar, profesional… Huían, si podían; si es que conseguían reunir la fuerza y el valor.

Netero: ¡Buenas tardes! ¿Qué político del momento estuvo a mayor altura? Gracias por contestar.

José María Siles: La calle tuvo siempre la iniciativa en aquella revolución pacífica del Este. En Polonia, en Checoslovaquia… Tal vez en Hungría fueron los políticos. En la primavera del 89, un ministro húngaro corto el alambre espino en la frontera con Austria: era la señal, la última señal… ¿Recordar un político? Gorbachov. Su perestroika hizo posible todo… pero Gorby no tiró el Muro de Berlín, ni le gustó que se abriera el Muro aunque hoy sorprenda escuchar ésto.cLa caída del Muro desencadenó un proceso que acabó con el comunismo en el Este… y con la URSS. Gorbachov no tiró el Muro ni llegó nunca a entender cómo había podido pasar. Gorbachov, está claro, acabó siendo un víctima de Muro que su perestroika ayudó a derribar.

Guriota (Madrid): José María, soy un periodista que ronda la treintena y crecí viendo tu cara en las noticias. No te recuerdo en Berlín, pero sí en EE.UU. y Bruselas. Luego el ERE os mandó a casa. Es una pena. Desde tu ‘atalaya’, ¿cómo ves actualmente la información internacional que se da en los medios españoles? ¿No crees que la información nacional tiene demasiado peso?

José María Siles: Siempre ha sido así, aunque no con noticias como la caída del Muro… La información nacional prima, y la de sociedad y sucesos nos tiene atontados… Pero será porque queremos… la gente no cambia de canal… no lo sufiente para que haya otras opciones. Tenemos (lo siento) la televisión que queremos, que nos merecemos.

Marta, Asturias: Buenos días. ¿Crees que el bloque Soviético habría resistido más tiempo si no cae el Muro?

José María Siles: Sí, pero no mucho. El régimen estaba en descomposición… no había muchas alternativas… salvo un elemento exterior, provocado o no. ¿Una guerra? Si alguien se hubiera vuelto loco aquella noche de la caída del Muro y aprieta el gatillo o dispara un obús… la situación habría sido muy grave… Tal vez una guerra civil en Alemania del este, pero una intervención occidental me parece más inverosímil.

Luis, Alicante: Hola, José María. ¿Qué salvarías de aquella Alemania del Este? ¿Qué tendríamos que recuperar? ¡¡Gracias!!

José María Siles: Recuerdo la humanidad de aquellos alemanes, su cordialidad, su calor.

Bonifacio: ¿Qué balance harías de los 20 años de libertad en Berlín Este, aunque no los hayas vivido allí todos?

José María Siles: Se ha avanzado mucho, aunque Occidente no era evidentemente el paraíso… Ha habido muchos abusos… mucha especulación, mucha sinvergonzonería… pero el balance global es muy positivo. Necesitamos aún un par de generaciones para que no sigamos viendo diferencias entre los alemanes de uno y otro lado… Un tercio de los alemanes de l ex-RDA añoran aquellos tiempos, pero es porque la vida era más fácil con el comunismo, tal vez incluso más justa salvando las distancias de las condiciones políticas y de la falta de libertad. Pero de ahí a que quieran de nuevo el Muro, eso no; pero la RDA… eso tal vez sí… algunos, y con razón. Hay que entender por qué.

Concha: Hola, José María. ¿Qué os decía la gente del Oeste a los periodistas extranjeros?

José María Siles: No había diferencias entre alemanes y extranjeros en esos días del Muro… en todo caso, unos y otros estaban interesados en lo que escribíamos, en lo que contábamos en nuestros medios los extranjeros. Incluso los jerifaltes del régimen comunista al final buscaba que los entendiéramos… por eso dió Schabowski aquella conferencia de prensa el 9 de noviembre que acabó tirando el Muro… Allí anunció, sin enterarse mucho de lo que estaba provocando, que los alemanes del Este podrían viajar al Oeste… Habían perdido frente al clamor popular y el desmoronamiento de la RDA, que se había quedado sin recursos económicos, sin credibilidad interna… sin credibilidad antes sus mentores en el Kremlin… no había nada que hacer… el Muro tenía que caer.

Rosa (León): Hola, ¿qué opinas de la jubilación anticipada de destacados corresponsales de la casa?

José María Siles: Opino que no la entiendo, nunca la entendí…

Nicolás, Madrid: ¿Se cuenta entre quienes creyeron ingenuamente -tal como ha mostrado la historia- que tras la caída del muro vendría una especie de pax universal perpetua? Quizá pecamos todos de un excesivo optimismo a ese respecto.

José María Siles: Qué estupidez… Pero fuimos un poco ingenuos tal vez.

Patricia, Vigo: Hola, señor Siles: se le echa de menos. ¿A qué se dedica ahora? ¡¡Gracias!!

José María Siles: Sigo ejerciendo de periodista… Aquí y ahora, por ejemplo.

Nadia: Hola. Soy de familia alemana y aunque no viví aquello me emociono cada vez que veo las imágenes. ¿Qué sientes 20 años después cuando vuelves a ver aquello? Un saludo.

José María Siles: Emoción, alegría… Y el sentimiento, también de una gran ocasión perdida.

David, México: ¡¡Hola!! Con la crisis que se vive, ¿crees que el mundo corre el riesgo de volver a vivir enfrentamientos como de la guerra fría? Gracias por responder.

José María Siles: No, cualquier cosa antes que otra guerra fría.

Ricardo: Veo que sigues en el periodismo, ¿cómo podemos seguirte?

José María Siles: En internet. Gracias.

Anuncios