europeas: qué vamos a votar


ryanair_boardingEspaña quiere acercar Europa a los ciudadanos cuando presidamos la Unión. ¡Fastástico!, pero antes hay elecciones europeas… y a ver quien decide que merece la pena ir a votar en junio. Cada cinco años somos convocados a elegir a nuestros representantes en el Parlamento Europeo… y cada vez son menos los que acuden a las urnas. Esta vez me temo que el partido ganador volverá a ser la abstención.

Ocurre, lo que ocurre: que Europa puede estar cada vez más cerca (que lo está, a pesar de Iberia con sus retrasos y el fraude de Ryan Air, con sus precios de engaño camuflados impunemente como ‘baratos’); pero cuando el ciudadano tiene problemas, ¿cómo se defiende por ejemplo de Ryan Air? Desde luego, y lamentablemente, nadie lo defiende de este tipo de  fraudes  y el ciudadano pues tiene que buscarse la vida.

votacion_pe2Me explico. Cuando un pasajero quiere hacer valer sus derechos, porque le tomen el pelo con las tarifas, o porque haya overbooking, o cuando las compañías utilizan la ley del más fuerte y te dejan tirado… ¿a quien recurres?

Con muy buena intención (y poco más) el comisario europeo de Transportes, Antonio Tajani, puso en marcha la maravillosa iniciativa del un correo electrónico para las quejas de los pasajeros. Hicimos la prueba: planteamos  la queja y esperamos la respuesta… varias semanas. Al final recibimos una respuesta automática (con la firma del comisario escaneada, eso sí) donde se nos contaba que la queja había sido recibido… Desde entonces, ni mú.

ec_bxlEn la Comisión reconocen que se vieron desbordados: evidente, pero cuando el ciudadano no recibe atención ni respuesta a sus problemas, pues tira por la calle de en medio.

pe_bxl2Europa nos cuesta mucho, es cara: pero a mí eso me importa menos. Lo que me cabrea es que no funcione y que sean, en todo caso, los débiles los que siempre salen mal parados. Porque yo, como peridista, tengo demasiadas veces la impresión, cuando escucho los debates en el Parlamento Europeo y me paseo por sus pasillos, que los lobbies que son escuchados son los de los intereses comerciales. ¿Donde están los lobbies de los ciudadanos como usted y como yo? ¿Quien nos hace caso aunque todos nos mienten (nos nombren, quiero decir)?

En la Comisión Europea son especialmente sensibles al problema de la comunicación y me consta que se gastan fortunas en acercarnos Europa, en comunicar Europa o en ‘communicating Europe’ en ese inglés tan chapuza, pero muy de moda por aquí. También son especialmente sensibles a los intereses de las grandes empresas. Siguen la ley, no es que esté mal; estoy limitándome a comentar por qué el ciudadano podría dar la espalda a Europa (una vez más) en las elecciones de junio.

de-la-vegaAyer en Estrasburgo, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega nos contaba que el Gobierno español quiere acercar las instituciones europeas a las preocupaciones de los ciudadanos en los seis meses de la presidencia española de la UE (de enero a junio de 2010). ¿Cómo tenemos que traducir ese mensaje? Porque el pueblo no veo yo que esté muy entusisasmado con eso de ‘acercarse’ a las instituciones, porque le suena a política y la política a aburrimiento.

La vice habla de dar un impuslo al europeísmo, de que la integración europea cale en la ciudadanía. Yo sé lo que quiere decir María Teresa, y me encanta: en mi caso, más europeo no puedo sentirme; pero quiero que me resuelvan los problemas, que yo vea que las cosas se hacen pensando también y sobre todo en nuestros niños y en nuestros maestros; en nuestros artistas y en nuestros hombres de letras… y, supuesto, en nuestras amas de casa. Como ese grupo de riojanas que estuvieron visitando la capital europea hace un par de meses, y a quien yo tuve la suerte de darles una charla como conferenciante externo de la Comisión.

pe1Pues sí: ‘mis’ amas de casa de La Rioja también se sentían muy orgullosas de ser Europa y eran conscientes de lo que se ‘cocía’ por aquí. Pero por mucha visita a las instituciones, y muchas fotos en el hemiciclo, solo las veo ir a votar si les hacemos sentir que se cuenta con ellas y que se piensa en ellas en Bruselas.

Anuncios