buscando al mono


Con la crisis financiera, la verdad es que se nos ha puestos a todos cara de gilipollas, pero los líderes del mundo mundial siguen buscando monos. Un día llegó al pueblo un señor bien vestido que se instaló en el único hotel que había y puso un aviso en el periódico local:

Compro monos a 10.

Los campesinos, sabiendo que había monos a espuertas en las afeuras, salieron como locos a cazarlos. El hombre compró los cientos  de monos que le trajeron: a 10 cada uno y sin rechistar. Pero como iban quedaban pocos monos, y cada vez resultaba más difícil  cazarlos, los campesinos perdieron interés. Entonces el  hombre ofreció 20 por mono, y los paisanos corrieron otra vez al bosque. Los monos iban mermando y el precio iba subiendo… El hombre elevó  la oferta a 25, y los campesinos se afanaron para cazar los pocos monos que quedaban. El hombre ofreció entonces 50 por cabeza, pero como tenia negocios que atender en la ciudad dejó el asunto de los monos a cargo de su ayudante. Ya sin el jefe, el ayudante se  dirigió a los campesinos:

Fijaros en esta jaula llena de monos…Os los vendo todos a 35 cada uno, y cuando el jefe vuelva, se los revendeis a 50.

Los campesinos juntaron el dinero que tenían, compraron los miles de monos que había en la jaula y esperaron el regreso del ‘jefe’. Pero el jefe no volvió ni vieron nunca más a su ayudante. Lo único que tenían ahora era una jaula llena de monos, comprados con los ahorros de toda la vida.

Anuncios