cuidado, la felicidad es contagiosa


Lo dice uno de esos estudios que periódicamente vemos en los periódicos, en la televisión o en alguna revista pseudo científica. O sea que tiene que ser verdad. Dice, literalmente que rodearse de gente feliz aumenta en un 9% las posibilidades de sentirse satisfecho. Me parece poco porcentaje la verdad. El problema (esto ya no es del estudio) es cuando te juntas con gente triste, apagada, deprimida. ¿Entonces, por lógica, te sientes más triste, apagado y deprimido?. Pues yo creía que sí, y los cuatro de la foto han hecho que yo me reafirme en mis creencias. Son Wagoner, presidente de GM; Gettelfinger, presidente del sindicato UAW; Mulally, presidente de Ford; y Nardelli, presidente de Chrysler, en el Capitolio. Estos eran hombres felices hace unos meses, pero uno a uno han ido sumiendose en la absoluta tristeza. Eso sí, regresaron, con su semblante triste, el jueves al Capitolio con la mano extendida. Quieren un préstamo de 34.000 millones de dólares para evitar que la industria automotriz de EEUU se vaya al traste. O para evitar hundirse. Cuando eran felices defendían la ley del mercado para subir los precios a su antojo. Ahora que están tristes defienden la intervención estatal. Cuando se la den, volverán a ser felices y ¿qué harán?. Sigan ustedes la cadena lógica. Ellos están al borde de la ruina según sus propias palabras, pero no bajan precios. No venden coches, pero no bajan precios. No son felices. Necesitan 34.000 millones de dólares para serlo. Le han puesto precio y todo. La felicidad para ellos es igual a 34.000 millones de dólares. Espero que de verdad, el estudio tenga razón y sea contagiosa, si lo es, si se demuestra, prometo acercarme a EEUU y a estos cuatro…a ver si se me pega algo.

Anuncios